“Aprender” según se ve desde mi púlpito de observación

Aprender es aceptar la magia de la emoción, que nos deslumbra con esa pequeña chispa de ignición en cada “Aha moment”, liberando ese mini Big Bang, a partir del cual nace el tiempo de esa criatura recién nacida, que la envuelve desde el presente eterno en la linealidad del tiempo, con un pasado que comienza a alejarse lentamente del estallido inicial, y un futuro que siempre espera al presente eterno.

Aprender es sentir que en ese pequeño quiebre ocurrido, en medio de la transparencia ciega en la que transitamos, en medio de ese pequeño Big Bang estallado, podemos agregarle una parte más a nuestro SER que se transforma y crece en forma espiralada conteniendo en sus entrañas integralmente transformada toda su historia como capas superpuestas.

Aprender, simplemente, es sentir la mágica sensación que nos informa  que estamos vivos, y que somos SER en construcción.

Top